Home Comentario | Sobre  
McDonald ObservatoryMcDonald Observatory
A production of the University of Texas McDonald Observatory
El CieloGuíasRadioMaestrosTienda
Búsqueda de programa 
Preguntas frecuentes 
El Sistema Solar 
Más allá del sistema solar 
Guía para el Maestro
Ciudades de estrellas
El astrónomo Edwin Hubble estaba estudiando un objeto en la constelación otoñal de Andrómeda conocido como la Nebulosa de Andrómeda. Visto a través de un telescopio, parece un molinillo de viento, con brillantes serpentinas en torno a un abultado centro. En ese momento, la mayoría de los astrónomos pensaban que la Nebulosa de Andrómeda y objetos similares eran brillantes bolsas de materia dentro de la Vía Láctea.

Pero el 6 de octubre de 1923, Hubble observó un tipo específico de estrella dentro de la Nebulosa de Andrómeda (M31) y notó que era una cefeida, un tipo de estrella que los astrónomos usan para medir distancias en el universo.

Nurseries of bright young stars.

Viveros de estrellas jóvenes y brillantes con un resplandor rojo en esta detallada imagen del centro de M51, la Galaxia del Remolino.

Hubble descubrió que esta cefeida –y otras que vio en otras fotografías- estaba muy lejos de la Vía Láctea. Cuando Hubble informó de sus descubrimientos al año siguiente, los astrónomos se dieron cuenta de que se habían equivocado de nombre con la Nebulosa de Andrómeda. No es una nebulosa, sino una galaxia –la primera “ciudad de estrellas” confirmada más allá de la Vía Láctea.

En las décadas transcurridas desde el descubrimiento de Hubble, los astrónomos han encontrado galaxias de todos los tamaños, formas y colores. Muchas, como la galaxia de Andrómeda y nuestra Vía Láctea, tienen forma espiral. Algunas parecen pelotas de fútbol americano, y otras no tienen ninguna forma regular. El universo puede contener 100 mil millones de galaxias, o más.

Las galaxias más pequeñas contienen sólo un millón de estrellas, aproximadamente. La Vía Láctea alberga varios cientos de miles de millones de estrellas, y las galaxias más grandes contienen más de un billón de estrellas. Las galaxias contienen también enormes nubes de gas y polvo, que son la materia prima para formar nuevas estrellas.

Además, las galaxias contienen grandes cantidades de “materia oscura” –materia que no produce luz visible ni ninguna otra forma de energía detectable, pero que revela su presencia a través de su jalón gravitacional sobre las estrellas y gas visibles. En la Vía Láctea, parece que la materia oscura representa más del 90 por ciento de la masa total de la galaxia. La mayor parte de la materia oscura reside en un “halo” que rodea el brillante disco de la galaxia y ocupa cientos de miles de años luz en el espacio.

Las galaxias están esparcidas por el universo. Sólo hay tres galaxias fuera de la Vía Láctea fácilmente visibles sin instrumentos: la gran galaxia en Andrómeda (la Nebulosa de Andrómeda) y las dos Nubes de Magallanes, la Grande y la Pequeña. Estos son algunos de nuestros vecinos galácticos más cercanos. Las galaxias más lejanas observadas están a más de 10 mil millones de años luz. Estas galaxias se formaron poco después de la formación del universo.

En teoría, si el universo dura lo suficiente, sus estrellas se apagarán. Agunas de sus estrellas se irán separando, pero otras caerán en los gigantescos “agujeros negros” que acechan en los núcleos de la mayoría de las galaxias. Tarde o temprano todas las galaxias terminarán por desaparecer.



StarDate Online logoInicio | Comentario | © 1995-2011 Observatorio McDonald de la Universidad de Texas. | Information in English: